Lo Que México Me Inspiró Hacer

Cuando estaba en México, tenía una idea.  Cuando regresé a los estados unidos, sabía que sería difícil contar a otros cuanto me afectó el semestre, así que, quería hacer algo para demostrarlo. Una de mis cosas favoritas en México fue la naturaleza.  Estaba encantada por la selva y los animales que me pareció exóticos.  Había un pájaro en particular que me encantó más que los otros.  En el Yucatán, porque hay una gran población de gente maya, el pájaro se llama toh, pero en Ingles, se llama “mot mot.”  Lo que caracteriza el pájaro es su cola rara.  De su cola, sobresalen dos plumas más largas de las otras, desnudas en la mitad, que terminan en una última seccion de pluma.  Por eso, también se llama pájaro reloj.  Los pájaros son de colores vibrantes.  Tienen un corona de turquesa, una cabeza verde, una pecha anaranjada, alas que transforman de verde a azul, y una cola turquesa.  Son hermosos, y yo estaba fascinada por ellos. 

Siempre me he gustado el arte, así que decidí que quería crear algo.  He dibujado toda mi vida, recreacionalmente, pero para mostrar los colores de los pájaros, tendría que pintarlo.  Nunca había pintado nada, pero mi padre solía ser profesor de arte y él pinta mucho.  Pedí su ayuda, y él me enseñó todo sobre la pintura. 

Hacer un cuadro fue un proceso muy largo.

Empezó con una idea. Tomé el primero paso de poner mi idea en papel.  Hice un bosquejo de los pájaros con lápiz.  

 Image

En el principio, con las primeras pinceladas de brocha, era muy feo.  Parecía como el arte de niños.  Dudaba que tuviera bastante talento para hacerlo.

Image

Pero eventualmente, empezó de tomar forma.  Había plumas individuales y se podía identificarlo como pájaro. 

 Image

Con tiempo, paciencia, y mucho trabajo, las piezas del rompecabezas se unieron para formar algo con significado. 

Image

 Por fin, tenía la fundación de mi pintura, el enfoque más importante.  Lo bueno de pintar (o del arte en general) es que puedes crear tu propio mundo.  Empecé de crear mi mundo, tomando inspiración de las fotos que tomé durante el semestre.  Dibujé un esqueleto de piedras y una cascada.

 Image 

La próxima etapa fue la agregación de colores.  Paso a paso, el mundo cobró vida, con las primeras hojas de plantas al salto de agua. Durante el proceso, encontré muchos problemas, y siempre hice un desastre con mis materiales de arte.

 Image

No soy artista.  En serio, nunca he pintado nada antes.  Simplemente, soy una persona que quiere dar belleza y significado a algo.  Cuando tienes un lienzo blanco, las posibilidades son sin límite.  Puedes crear cualquier cosa que imagines.  Así es con la vida.  Cuando nacemos, nuestras vidas son en blanco. Tenemos la posibilidad de ser cualquier persona o hacer cualquier cosa.  Creamos nuestro mundo con las personas que nos relacionamos, las cosas que elegimos que hacer, y las pasiones que descubrimos.  Con colores, pintamos nuestras vidas.  Yo trato de pintar mis vida en colores vibrantes—rosa, amarilla, turquesa—pero algunos días, no puedo pintar en nada salvo tonos de gris.  Cuando eso pasa, tienes que preguntarte, “¿estoy viviendo en el mundo que quiero?” Si la respuesta es “no,” no hay problema porque tú eres el pintor.  Nunca es demasiado tarde recoger la brocha de nuevo y cambiar la visión. 

Ahora, mi pintura todavía no está completa.  Yo lo sé que las artistas verdaderas nunca presentan sus obras antes de completarlas pero perdóname porque soy una amateur.  Todavía me falta mucho trabajo pero mi plan es terminarlo durante las vacaciones del día de gracia.  Después, agregaré una última foto de mi obra completa.  

 Image

Las Diez Cosas Que Extraño De Mérida

Hace dos días estaba nevando aquí en Iowa ¡en el principio del otoño!  Con la caída de la temperatura, extraño México más que nunca.  La clima en Iowa siempre es impredecible, pero no fue así durante mi semestre in Mérida.  Cuando me desperté en las mañanas, no tenía que ver el pronóstico meteorológico para saber que llevar, sino, cada día, sin pensar, me vestía en un vestido, salía mi casa para caminar a la escuela, y me encontraba el sol. 

Pienso en México mucho, y muchas veces, deseo estar allí en vez de Iowa.  Si reflexiono en lo que extraño de Mérida el más, mis primeros pensamientos son estos:

  1. Extraño el calor.  Quiero sentir el sol en mi piel y disfrutar el mundo afuera de nuevo.Image
  2. Extraño la naturaleza.  Hay tantos flores y animales bonitos en México que son maravillas.Image
  3. Extraño las artesanías.  Quiero caminar por el mercado y ver las cosas bonitas hechas por la gente.Image
  4. Extraño mi hamaca.  Nada es mejor que una siesta en tu hamaca en el mediodía.Image
  5. Extraño las excursiones.  Cada fin de semana fue una nueva experiencia y fui a lugares increíbles como el caribe y los sitios arqueológicos.   Image
  6. Extraño la panadería.  Quiero comer de nuevo el pan dulce tan rico.  Pensarlo me hace agua la boca.Image
  7. Extraño el helado.  Si no estaba en la panadería, probablemente estaba enfrente de la tienda de helado cerca de mi casa. Image
  8. Extraño mis clases.  Fue la única vez que no estaba tomando clases de ciencia con mis clases de español así que podía enfocar enteramente en mi español.  La mayoría del tiempo, mi tarea fue simplemente practicar hablar en mi casa y aveces fuimos a centro para aprender sobre la cultura de la cuidad. Image
  9. Extraño  la vida casual.  No estaba tan preocupada por el tiempo.  No había mucho estrés.Image
  10. Finalmente, extraño a la gente.  Todos eran simpáticos pero conocí a algunas personas que eran tan especial que nunca voy a olvidarlos como mi profesora Ana María, y mis amigos Laura, Rosi, y Eduardo. Image

Algún día, voy a viajar al lindo estado de Yucatán otra vez, pero ahora me quedo en Iowa.  Odio el frío, pero tengo que admitir que Iowa también es un estado hermoso, aun cuando nieva.  

Image

(Última foto por Luke Boucher)

Situaciones Embarazosas

Podría escribir un libro entero sobre mis situaciones embarazosas en México.  Soy el tipo de persona que siempre está diciendo y haciendo cosas tontas.

Había la vez que caminaba con otros dos amigos en la playa en noche y trastabillé en la línea de pescar de un mexicano viejo.  Para empeorar el problema, empecé de gritar en voz alta, “¿Qué está tocándome?” Cuando mi amigo hizo una señal al hombre, estaba mortificada.

DSCN1968 - Copy

Había la vez cuando apenas me había mudado con mi familia mexicana y me encontré encerrada en mi cuarto porque no había entendido cuando mi madre me explicó cómo funcionó la puerta.  Tuve que tocar la puerta por diez minutos para que alguien pudiera rescatarme.

DSCN1636

Pero cuando pienso en estos recueros incómodos, hay uno en particular que es el primero que viene a mi mente.

Había un día con mucho sol.  Hacía calor intolerable.  En la escuela y en mi casa, no había aire acondicionado.  Por eso, cada vez que no podemos soportar el calor, Theresa y yo iríamos al cine para refrescarnos.  Los cines en Mérida son muy buenos.  En los cines, puedes comprar boletos normales o puedes comprar “VIP.”  En la sala de VIP, hay sillones reclinables como “lazy boy chairs,” y un botón que puedes tocar para recibir más bebida o comida.  Es muy cómodo y ¡estos boletos son más baratos que los cines de los estados unidos!   ¡Claro, compramos boletos de VIP frecuentemente!

Cuando fuimos al cine este día, íabamos a ver “Oz todo poderoso.”  Un amigo (quien le cae bien a Theresa más que yo) decidió ir con nosotros, pero cuando compré los boletos de Theresa y yo, tuve que elegir nuestros sillones, y por accidente, se me olvidé de él y elegí dos sillones que no estaban cerca a ningún otro sillón abierto.  Me sentí mal pero de todos modos, no puedes hablar en el cine así que no me importaba mucho.

Enseguida, fuimos a comprar las palomitas.  Cuando has estado muy lejos de tu país por mucho tiempo, algo tan simple como palomitas puede ser un regalo de los cielos.  Cuando el trabajador nos dio las palomitas, encontramos una bomba de mantequilla.  Queríamos que las palomitas parecieran a los del estados unidos, así que lo ensopamos en mantequilla.  No dejamos hasta todo el caja estaban lubricada.

Después, nos sentamos.  Theresa miró a nuestro amigo soltero, y viendo dos sillones abiertos a su lado, me dijo,”Si nadie se siente en aquellos sillones cuando empieza la película, debemos sentarnos allí.”

“Bien,” respondí, porque de verás todavía me sentía un poco mal.

Pues, nadie vino.  Entonces, llevamos nuestra caja de palomitas a su dirección.  De atrás, traté de poner la caja en el brazo del sillón, pero cuando lo solté, se cayó en el asiento.  Mortificada (y con Theresa se riendo), lo recogimos cada trozo.  Después el sillón estaba cubierto en mantequilla pero por suerte, había otro sillón abierto a su lado.

Entonces, todos nosotros nos sentábamos y comíamos las palomitas sucias.  Un minuto después, la película empezó pero la situación embarazosa no terminó allí.

En los primeros minutes de la película, un hombre y su mujer enteraron en la sala y pararon en el pasillo al lado de nuestros sillones.  Miraron a sus boletos y a los números de los sillones, y tenían caras confusas.  Nos dimos cuenta de nos estábamos sentando en sus asientos.  Theresa se levantó para explicar la situación pero después de verla levantar, la pareja pensó que todo estaba bien y fueron a sentarse en el asiento de Theresa y ¡el asiento cubierto en mantequilla!

Theresa sentía pánico, pero no podía decir nada.  Ella me miró y dijo, “help me! (Ayúdame).”

Dije (en susurro porque ¡ya había empezado la película!) ”Perdón, este asiento está sucio… ustedes no quieren sentarse allí.”  Después de mucha confusión, hice una señal a los primeros dos sillones de Theresa y yo y dije, “Aquellos asientos están abiertos.”  Ellos se sentaron en nuestros sillones y todos nosotros vimos la película, pero si preguntas a Theresa, ella diría que no podía disfrutar la película mucho porque por la primera hora, todavía estaba tratando de reprimir la situación incómoda.  Después salimos tan rápido como posibles.

Theresa y yo tuvimos muchos recuerdos así.  En facto, tenemos que enseñar nuestro amigo mexicano qué significa la palabra inglés “awkward” porque no hay una buena palabra en español.  Dijimos que es una situación muy incómoda y después de dar nuestros ejemplos, nuestro amigo aprendió rápidamente el significado de la palabra y empezó de usarlo.

En el momento, nadie le gustan situaciones embarazosas, pero cuando reflexionas en lo que pasó, hay que reír y dar gracias por los recuerdos.

La Gente Maya

La ciudad de Mérida es única porque hay una gran población de gente maya.  Muchas de las personas hablan ambos español y maya.  Casi cada fin de semana, mis compañeros de clase y yo fuimos en excursiones para conocer a México mejor.  Un viaje que me afectó mucho fue la excursión a Chichen Itza y el pueblo de Tinum.

No es un secreto que Chichen Itza es una maravilla.  Turistas acuden de todas partes del mundo para ver esta ciudad antigua, y en realidad, es increíble.  El castillo es el centro de la atracción.

Image

Además de su tamaño impresionante, tiene un sistema acústica que crea ecos cuando haces un sonido (probablemente se usaba para música), y durante el equinoccio, el sol da vida al serpiente y desciende las escaleras magnificas.

Image

También hay una cancha de juegos donde se jugaba el deporte sacrificial.

Image

Parece mucho a la representación en la  película “El Camino Hacia El Dorado” para niños.  En el juego, hay dos aros y los jugadores tratan de poner un pelota dentro del aro.

Image

El que gana se sacrifica, pero se considera un honor.

Después de ver esta gran ciudad maya, fuimos al pequeño pueblo Tinum para ver cómo vive la gente maya hoy en día.  Me quedé en el pueblo por dos días con otra compañera de clase (Reba) y una familia de seis personas.

DSCN18872

La familia tenía una manera de vivir diferente que yo.  Por ejemplo, cada noche, mi familia llenaría un balde con maíz, agua, y polvo de cal.  La función de polvo es quitar las partes indigestibles del maíz.  En la mañana, limpiarían el maíz y lo llevarían al molino para transformarlo en masa.

DSCN1883

Antes de cada comida, hicimos tortillas deliciosas de la masa, y cada persona comí 5-10 tortillas cada comida.

Aprendí sobre la milpa en donde se crece el maíz. No es similar a los campos de maíz en Iowa.  Toda la siembra y la cosecha son hechas por mano.

DSCN1743 DSCN1740 DSCN1745

La milpa era seca y el maíz era  pequeño, pero ninguna cosa se echó a perder.

Cuando estábamos en el pueblo, había una falta de agua.  Para bañarme, la familia me dio un balde de agua calentado por el fuego.  Estaba acostumbrada a ducharme por 30 minutos, pero después de usar el agua en el balde, no me sentí menos limpia que usual.  En facto, ¡me quedó agua en el balde cuando terminé!  Fue una experiencia humilde porque me di cuenta que usaba mucho más agua que necesario.

También, dormimos en hamacas.  Dos de las mujeres en la familia hacen hamacas hermosas.  Son de colores vibrantes y son muy cómodas.  Después, dormí en hamaca cada noche.

DSCN1858 DSCN1855DSCN1517

Mi familia maya me ensañó mucho aunque sólo estaba con ellos por 2 días.  Admiro la manera de vida de esta gente.  Son amables, trabajadores, genuinos, generosos, pero más importante, disfrutan las cosas simples en vida como la naturaleza, la comida con familia, y la obra de manos.

A pesar de estas diferencias, hay mucho en común también.  Mi recuerdo favorito ocurrió la noche antes de salir.  Reba y yo hablábamos con un adolecente en la familia.  Reba fue a nuestro cuarto para conseguir algo y cuando regresó me dijo en susurro emocionado que ¡había un alacrán en la pared!  Naturalmente, fuimos para tomar fotografías del animal exótico.  La madre de la casa tenía curiosidad de saber que hacíamos.  Cuando ella vio el alacrán, dio un chillido y salió el cuarto.  Regresó con escoba en mano y empezó de aplastarlo mientras deciendo “¡Tengo miedo, tengo miedo!”  El animal se cayó al suelo y la madre lo dio mas golpeos con escoba para asegurar que estaba muerto antes de barrerlo afuera de la puerta abierta.  Fue muy cómico y todos en la casa se rieron mucho.

DSCN1862

Creo que cada persona debe tener la oportunidad de conocer a otra cultura porque cuando conoces a otra gente, te das cuenta que tenemos mucho en común con personas de todas partes del mundo.  En el inicio, parece que hay muchas diferencias, pero debajo de la superficie, todos estamos lo mismo.

Hasta Luego…

Mi Semestre en México

Embarcamos el avión.  Estaba nerviosa, emocionada, triste, ansiosa… Salía mi casa, mi familia, mi universidad y mis amigos por tres meses y medio para estudiar en Mérida, Yucatán.  Antes de elegir el programa en Mérida, nunca había ido a otro país ni siquiera vuelto por avión.  Iba a ser un semestre de muchos acontecimientos sin precedentes.  A pesar de mis preocupaciones, fue un experiencia increíble, y aprendí muchísimo.  Este “blog” es el cuento de mis aventuras.

DSCN1163crop

Fui a México con mi amiga Theresa.

Después de llegar, algunas cosas eran evidentes.  ¡La clima era hermosa! especialmente después de salir el invierno de Iowa.  La naturaleza, aun en una gran ciudad como Mérida, era muy linda.  Había palmeras y muchas flores de colores vibrantes.

DSCN1167

La gente también era linda.  Todos eran muy amables y simpáticos.  ¡La otra cosa que aprecié era la comida! Durante mi primera semana, me quedé en la casa de “Central College” con los otros estudiantes estadounidenses, y  nunca había probado comida tan rica en toda mi vida.  Para mí, eso fue muy sorprendente porque soy muy exigente con la comida.

Sin embargo, había momentos frustrados también.  Había estudiado español por 5 años, pero todavía cuando intenté hablar con personas locales, no podía hablar ni entenderlos.  No tenía confianza en mí misma para tener una buena conversación, y por eso cada vez fracasé.

En el inicio, estaba llena de emociones.  Había momentos tan felices que nunca dejé de sonreír.  Había otros momentos cuando lloré mucho con miedo del desconocido o vergüenza de mi habilidad de hablar en español.  Pero no importó… cuando el avión llegó, estaba atascada en México por los siguientes tres meses y medio.  Todo lo que podía hacer fue esperar lo mejor.

Más luego… :)

Leaving My Mark

Leaving My Mark

One day as I was walking to school earlier this semester, unbeknownst to me, the sidewalk in front of my house had recientely been repaired with wet cement. I was walking along normally when my shoe sunk into the ground and afterwards, I saw this footprint in the sidewalk. I immediately got excited about the thought that my footprint would be forever imprinted in the sidewalk in front of my homestay house… I had left my mark in Mexico (literally)!

I think it’s really important that wherever you go in the world, you leave your mark. This is something I want to try to do. When I visit places or meet people, I want to leave knowing I made a difference or affected the life of someone else in a positive way. Thinking back on the semester, I’ve formed so many relationships with people here, and they’ve definitely left their mark with me.

Tomorrow is my last day in Mexico. I’m almost packed and ready to go home. It’s definitely a bitter-sweet time. I’m ready to escape the heat and see my loved ones in Iowa, but it’s not going to be easy to say goodbye. Someday I’ll come back to Merida, and when I do, I’ll visit again the people and places where I left my mark.